Skip to main content
x
llavero con forma de casa sobre mesa de madera

Tu capacidad de pago: tu súper poder

 No importando quién te otorgue el crédito, debes tener la capacidad financiera para pagarlo.

¿Necesitas dinero para un proyecto, para comprarte un nuevo auto, tu primer departamento? La solución, normalmente, es un crédito: ya sea por medio de una financiera, un banco o amigos y familiares. Pero la pregunta es: ¿puedes pagar ese crédito?

No sólo es pedir el préstamo

No importando quién te otorgue el crédito, debes tener la capacidad financiera para pagarlo, como un acto de responsabilidad ante la institución o persona que confíe en ti.

¿Cómo saber cuál es nuestra capacidad de pago?

Podría decirse que la capacidad de pago es la diferencia entre nuestros ingresos y egresos, pero es importante considerar algunos porcentajes para situaciones no identificadas o inesperadas.

 

Primero es necesario identificar con detalle lo siguiente:

 

Ingresos fijos: Tu sueldo mensual, reparto de utilidades, aguinaldo, vales de despensa y otros regulares, aunque no sean mensuales.

Ingresos variables: Bonos de actuación, comisiones, trabajos extras o por fuera. 

Gastos fijos: Hipoteca o renta, colegiatura, gas, luz, súper, mantenimiento, seguros médicos o de automóvil, vacaciones y otros gastos, no importando que sean variables, lo que importa es que son periódicos y pronosticables.

Gastos variables o no programados:  Una oportunidad de inversión, un viaje inesperado, la enfermedad o apoyo para un ser querido y otros que no imaginamos y que puedan suceder.

 

La estrategia para utilizar tus recursos y que puedas utilizar tu súper poder: 

  1. Utiliza sólo el 70% de tus ingresos fijos 
  2. Ahorra tus ingresos variables

 

Esto te dará al año una capacidad de pago del 30%, pero puede ser mayor por tus ingresos variables, que a la larga se vuelven pronosticables. Ahora estás listo para ir por el crédito que deseas y conocer muy bien cuánto puedes pagar mensualmente y cuándo puedes hacer pagos adicionales. Así, vas a sentir inmediatamente tu súper poder.