Skip to main content
x
reloj blanco sobre una mesa pequeña de madera

El costo de pagar tarde

Normalmente todos tenemos un presupuesto para nuestros gastos, en ocasiones por escrito, entre otras, pero la mayoría de las veces lo tenemos en nuestra mente: Sabemos cuánto debemos gastar para no salirnos de ese presupuesto y evitar caer en problemas de falta de liquidez.

¿Cuáles son los costos de pagar tarde? El primero, y muy molesto, son las llamadas del banco, de tu arrendador, de tu amigo que te prestó para solventar gastos anteriores y un gran etcétera. El segundo, es que no tengas para cumplir con todos tus compromisos.

Lo que buscamos es vivir tranquilos y muchas veces no sabemos el porqué debemos tanto, si lo teníamos bien calculado. Aquí entran algunos gastos que no habíamos considerado, uno importante es el costo que implica el pagar tarde. Aquí algunos ejemplos:

Mantenimiento de tu casa: Cuando llega a tocarte la administradora de tu edificio o condominio y ya sabes para qué. Normalmente le explicamos haber olvidado pagar el mantenimiento dentro del plazo máximo estipulado en nuestro contrato de condómino. No hay problema, lo puedes pagar, solo que lleva un recargo por pago extemporáneo que, claro, no habías considerado en tu presupuesto.

La tarjeta de crédito: ¿Acaso en tu presupuesto consideras el pago de intereses por pago mínimo a la tarjeta? Éste suele ser un gasto muy importante, dependiendo de lo que adeudes, pues el banco aplica un interés mayor, en muchas ocasiones, al 50% anual, es decir, 4.16% más IVA, casi un 5% mensual. Esto tiene un impacto mensual en tus gastos con tarjeta, así que olvídate de regatear un descuento y busca pagar el total de tu tarjeta o más del mínimo.

 

La luz: No me llegó el recibo, y ya me cortaron la luz. Ahora tenemos que pagar una cuota de reconexión que podemos evitar si se hace de inmediato el pago, pero si vas a salir de vacaciones o viajar por algún tiempo, debes considerar dejar pagado el recibo o se convertirá en otro costo no contemplado en tu presupuesto.

Los impuestos: El predial es un impuesto que se paga cuando eres propietario de un bien inmueble, y la mayoría de las veces dejamos que se junte, pues lo vemos como “pequeñas cantidades” hasta que te llega un aviso de la Tesorería para que efectúes los pagos atrasados: sumando los recargos. Entonces algo que era fácil de pagar, en su momento, se vuelve un gasto mayor que seguramente no tenías considerado.

Al final del mes te preguntas: ¿Por qué no me alcanzó el presupuesto que tenía? Y te respondes: Tal vez debo ganar más.  El Consejo es que pagues a tiempo. Hoy existen sistemas que te permiten obtener por adelantado parte de tu salario para evitar gastos por pagos tardíos, son mucho más accesibles y solo contemplan un costo fijo por cualquier cantidad que necesites.